Blog del bienestar

Gel antibacterial, el producto que incluimos en nuestras vidas

El gel antibacterial o gel sanitizante se convirtió en uno de los artículos de higiene personal más populares en el mundo tras la pandemia de influenza AH1N1 en 2009, que dejó a 9.5 millones de mexicanos infectados y más de ocho mil muertos.

gel antibacterial

En 1966, en la ciudad de Bakersfield, Estados Unidos, una estudiante de enfemería llamada Lupe Hernandez se convirtió en la creadora del gel antibacterial. De acuerdo con el diario The Guardian, a Lupe se le ocurrió esta idea luego de darse cuenta que el alcohol aplicado mediante un gel podría limpiar las manos sin la necesidad de usar agua, ideal para los lugares que no tuvieran acceso a jabón y agua caliente.

Sin embargo, a pesar de haber patentado su idea, el gel antibacterial fue utilizado como un producto exclusivo de hospitales y clínicas hasta 1988, cuando la empresa Gojo lanzó al público Purell, el primer gel sanitizante comercial en la historia.

A pesar de eso, no fue sino hasta 2009 que este producto se convirtió en uno de los más populares. De acuerdo con la cadena ABC News, las ventas del gel antibacterial incrementaron en Estados Unidos un 70 por ciento a diferencia del 2008. La razón principal fue el miedo que ocasionó la influenza AH1N1.

Luego de la pandemia, se volvió común ver dispensadores de gel antibacterial en tiendas, escuelas y lugares públicos. Además, este producto ya no sólo se vendía en farmacias, sino que muchas empresas aprovecharon para sacar sus propias versiones del gel con olores diferentes y empaques personalizados.

Al estar en contacto permanente con todas estas cosas, estamos mas expuestos a contraer enfermedades de contagio como resfriados y demás. Por eso es normal que busquemos la forma de protegernos y proteger a nuestra familia de estos agentes. El gel antibacterial es una buena opción debido a que lo podemos aplicar en nuestras manos que son las que están en mas contacto con el mundo, de una forma rápida y simple. Ahora bien, antes de empezar a embadurnar nuestras manos de gel hay unos puntos que debemos tener en cuenta.

Lo primero, para que el gel realmente funcione, debe tener alcohol, existen varios tipos que no son a base de alcohol (Podes ir descartandolos). Lo malo de esto es que el alcohol daña las manos, entonces cuanto mas alcohol tenga mas se van a dañar y resecar tus manos. Otro punto muy importante es que en tus manos también viven bacterias que son buenas y necesarias, y forman una parte importante de nuestro sistema inmune. Un gel de mala calidad, mata tantos las buenas como las malas sin diferenciar. Entonces en ves de ayudarnos, esta bajando nuestro sistema inmune provocando que estemos mas expuestos a agentes patógenos. Un gel bactericida de mala calidad no va proteger tus manos por mas de unos minutos. Ya que con el solo presionar el botón del dispenser estarías en contacto con bacterias otra ves. El alcohol se evapora ocasionando que te vuelvas a infectar al instante en que vuelvas a tocar algo.

Artículo extraído de: Gel antibacterial, el producto que incluimos en nuestras vidas tras influenza AH1N1

<-- Regresar Siguiente -->